Refranes en el mundo sefardí

No hay tan nada tan nuestro como los refranes. Están frases, dichos populares o proverbios, forman parte de la herencia cultural de un país y exponen vivencias y creencias que, a día de hoy, se siguen respetando. Sucede lo mismo en el mundo sefardí, donde todavía podemos encontrar multitud de ejemplos que se siguen empleando- Algunos de ellos son “Quien asembra a la mansevés, acozhe a la vezhés” (Quien siembra en su juventud, recoge en su vejez), “Madrastra, el nombre le abasta” (A la madrastra, el nombre le basta”, “Marido selozo, no tiene repozo” (Marido celoso, no tiene reposo), “Jajam y mercader: alegria de la mujer” (Intelectual y negociante, alegría para la mujer).

Al mismo tiempo, también los hay que hacen referencia a los aspectos de la vida judía como “Jhidió en caza; ombre en la plasa” (Judío en casa, hombre en la vida social), “La asnedá se pasa, *Para que quiero el séjel” (Si la estupidez se pasa, para que quiero la inteligencia? o “La labor de la jhudía, afanar de noshe y folgar de día” (La labor de la judía, trabajar de noche y holgar de día). “Purim lanu, Pesaj en la mano” (Estamos en la fiesta del Purim, pronto llegará la de Pascua) o “Se fueron los anillicos, quedaron los dedicos” (Se fueron los anillicos, quedaron los dedicos).

¿Conoces alguno más? ¡Dínoslo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *