Los orígenes del yacimiento arqueológico de La Mota

Como todos sabéis, nuestro pueblo cuenta con un yacimiento arqueológico llamado La Mota, un  antiguo asentamiento judío de los siglos XI al XIV que dio nombre al municipio burgalés. Las excavaciones realizadas han permitido descubrir que cómo vivió allí la primitiva comunidad judía cuando fue expulsada de Castrojeriz en el año 1035 y permaneció allí hasta mediados del siglo XIV.

Gracias a ello, se han identificado dos fases de ocupación diferente y se ha llegado a saber que hubo un programa de urbanización perfectamente planificado y estructurado, de construcciones resistentes. La idea de dicha comunidad era permanecer en ese cerro aislado durante bastante tiempo.

En un primero momento, la comunidad judía construyó estructuras subterráneas, circulares en su mayoría y con gran capacidad, que se supone corresponderían a silos de almacenamiento de grano. El tramo medio de la ladera de dicho yacimiento se convirtió en un espacio de almacenamiento y procesado de materias primas.

Todo ello desapareció en la segunda fase de ocupación, cuando se consolidó el proceso de urbanización y se levantaron construcciones domésticas. En este caso se trata de edificios de mayor tamaño, asentados sobre muros de 95 y 130 centímetros de ancho, con zócalo y enfoscados. Incluso, se han encontrado restos de vigas de madera que hacen indicar que soportaban los pisos superiores, es decir, tenían dos alturas.

 

Poco a poco seguiremos descubriendo más sobre los antiguos habitantes de Castrillo Mota de Judíos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *