Felipe VI pone a Castrillo Mota de Judíos como ejemplo de la lucha contra el antisemitismo

El Rey Felipe VI ha puesto a Castrillo Mota de Judíos como ejemplo de la lucha contra el antisemitismo, en el discurso que ha pronunciado hoy en el acto oficial celebrado en el Palacio Real de El Pardo, en el que ha recibido el “Lord Jakobovits Prize of European Jewry”, un galardón que concede la Conferencia de Rabinos Europeos para reconocer el apoyo a los judíos europeos y la defensa de sus derechos religiosos.

En una clara alusión, Felipe VI destacó “el esfuerzo de muchos municipios españoles por recuperar su patrimonio y su legado judío”, poniendo como ejemplo de lucha contra el antisemitismo al pueblo burgalés de Castrillo, “anteriormente llamado de Matajudíos y que desde mayo de 2014 luce con orgullo su nuevo nombre de Castrillo Mota de Judíos”.

En sus palabras de agradecimiento tras recibir el galardón, que pronunció en inglés y español, Su Majestad el Rey afirmó que Europa necesita la “inestimable contribución de sus comunidades judías, porque necesitamos ser honrados y respetuosos con nuestros comunes valores y orígenes judeo-cristianos, y también, en un sentido más amplio o universal, con los verdaderos valores humanos que tratamos de extender y defender en el mundo entre los horrores y el odio que persisten en tantos lugares de la tierra.

Don Felipe agradeció a la Conferencia de Rabinos Europeos el galardón, señalando que esta distinción reconoce a España, su pueblo y sus instituciones. Su Majestad el Rey puso de relieve el carácter de “abierto y tolerante” de nuestro país, que tiene el respeto a la diversidad como seña de identidad.

Asimismo, Don Felipe se refirió “a un hecho tan doloroso como el Holocausto”. “España se enorgullece de sus Justos entre las Naciones que ayudaron a salvar a miles de judíos en aquellos años oscuros. También comparte el horror de las víctimas con el sacrificio absurdo y cruel de sefardíes y deportados republicanos españoles”, manifestó.

Su Majestad el Rey concluyó sus palabras agradeciendo el amor incondicional y la lealtad de los sefardíes hacia nuestro país. Don Felipe señaló que todos los esfuerzos para restituir la cultura judía es “un deber en nombre de la justicia”.

Estuvieron presentes el ministro de Justicia, Rafael Catalá; el presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos y gran rabino de la Sinagoga de Moscú, Pinchas Goldschmidt; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub; el embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin; el embajador de Israel en España, Daniel Kutner; la directora de la Oficina de la Comisión Europea, Aránzazu Beristain, y el rabino de la sinagoga de Madrid, Moshe Bendahán, entre otras personalidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *